EL COMITÉ DEL DISPUTADO PACTO

Muchos de los cargos más conspicuos del PSOE decían que era el partido que más se parecía a España. La afirmación, a pesar de su vacuidad política, daba juego para recabar votos con aspiraciones de mayoría, a ser posible absoluta. Los tiempos para tal lema electoral quedaron atrás. Mucho ha cambiado España y mucho debe cambiar el PSOE. Precisamente lo que está ocurriendo en el tiempo presente, tras los endiablados resultados de las elecciones generales pasadas, con su esperada dosis de acrecentado pluralismo político, es que el Partido Socialista tiene que proponerse cambiar en serio; de lo contrario, no sólo dejará de parecerse a España, sino que dejará de tener un papel relevante en la política española. ¿Hacia dónde encaminarse para ese cambio? Eso es lo que se dilucida a la vez que el PSOE tiene que resolver qué hace ante la insoslayable cuestión de cómo y con quién se forma un gobierno de España en la legislatura recién comenzada. El peligro que le acecha es que, ante los dilemas planteados, a quien acabe de parecerse sea en verdad al famoso asno de Buridán, cuyo triste final fue morir de hambre al no decidirse por ninguno de los dos montones de heno que ante sí tenía para comer. La indecisión mata, como puede experimentar el PSOE en sus propias carnes si  no toma la decisión adecuada y, como consecuencia, se deja arrastrar pasivamente a unas elecciones anticipadas en las que sus cuentas en cuanto a resultado en votos pueden salirle muy mal.

Cuando el Comité Federal del Partido Socialista es convocado de nuevo para clarificar su posición respecto a posibles pactos de cara al proceso parlamentario de la investidura de un presidente que pueda formar gobierno, es de suyo para valorar los pros y contras de las diferentes posibilidades que están sobre la mesa, excluyendo la posibilidad que muchos, aun deseando que ésa se cumpla, consideran un fracaso: la de ir a nuevas elecciones por haber sido imposible formar gobierno. Entre las posibilidades en liza, destaca la de la “Gran Coalición” PP-PSOE, con Ciudadanos en papel de mediador para adecentar el enjuague, como la más querida por los voceros del “sistema”, sean los prebostes del poder financiero, sean los representantes de la patronal, sean los que enfáticamente opinan desde instancias europeas, sea hasta algún cargo eclesiástico, para acabar tan bendecida por renombrados exministros populares y socialistas como ensalzada desde la mismísima cúspide de ese PP que es edificio en ruinas por cimentación hundida en fango de corrupción. Sin embargo, esa posibilidad es la que desde el PSOE se rechaza con claridad oficialmente y de forma mayoritaria, aunque no deja de rondar en su mismo espacio político.

Desechada esa posibilidad en un país en el que, por más que se mire a Alemania, la derecha no es la CDU ni el PSOE es el SPD, las otras alternativas que bailan sobre el escenario se reducen a dos, bien fáciles de enunciar: o gobierno encabezado por el PP o, si un candidato suyo no alcanza mayoría parlamentaria, gobierno presidido por candidato del PSOE. A estas alturas, con el guión tal como se va desarrollando, un gobierno presidido por Rajoy no parece lo probable, dado el efecto demoledor sobre su candidatura de los nuevos casos de corrupción que desde filas del PP han salido a flote, los cuales hacen imposible un apoyo de Ciudadanos en esas condiciones. Hay que contar entonces con la tesitura de que el PP cambie su candidatura, y sea otra persona la que trate de conseguir apoyo de Ciudadanos y del PSOE, sea por parte de éste de manera explícita, votando, sea de manera implícita, absteniéndose. Esta posibilidad,  siendo por la vía de la abstención, es la que muchos desde el campo socialista parecen ver bien, justificándola en nombre de la gobernabilidad. Habrá que decir, sin embargo, que una decisión en tal sentido no dejaría de ir contra indicaciones anteriores del mismo Comité Federal, pues sería dejar vía libre al derechista partido de los recortes, de los ataques al Estado de bienestar, de la merma de libertades, de la corrupción sistémica y del bloqueo de la situación en Cataluña. La gobernabilidad aducida no es más que otra versión de las más interesadas apelaciones a la estabilidad. Pero ya sabemos de qué estabilidad se trata: estabilidad del “sistema”, estabilidad de un orden que acumula injusticias, estabilidad de una democracia erosionada por la corrupción. Sería la estabilidad que, como la paz de los cementerios, es paz en la soterrada guerra de quienes están apegados a anquilosadas estructuras de dominio. Hay sobradas razones, por tanto, para oponerse a esa vía, que sería hacia la del continuismo de la derecha en el poder, por más que se camufle mediante concesiones de última hora para granjearse el apoyo que no merece. En consecuencia, no es un pacto ni de las derechas, ni con la derecha, lo que el Comité Federal socialista debe avalar.

¿Qué queda? Resta la otra posibilidad, la del pacto por la izquierda, abierto a fuerzas que puedan compartir elementos programáticos suficientes para apoyar la investidura del candidato socialista como presidente y, a ser posible, la formación de un gobierno de cambio que, como gobierno de coalición, tenga la fuerza suficiente para afrontar todo lo que está por delante, hacia dentro, como una nueva política económica para luchar contra el paro o nuevos planteamientos para una reforma en verdad federal del Estado, como hacia fuera, cual ha de ser una actitud no servil ante unas instancias europeas que han de dejar atrás sus políticas neoliberales. Entre las combinaciones posibles, en ninguna puede faltar Podemos, lo que significa la imperiosa necesidad de buscar por ambas partes el modo de aproximar posiciones para no fallar ante una ciudadanía que espera los pasos decisivos que la nueva etapa reclama. No vale, desde el PSOE, hacerse trampas obstaculizando un acuerdo posible calificando de antemano a Podemos como partido independentista por el hecho de proponer un referéndum en Cataluña. Tan insostenible falacia debe abandonarse, como no debe irse al autobloqueo que supone rechazar una posible investidura de Pedro Sánchez si se produjera también por el hecho concurrente de que partidos independentistas se abstuvieran. La responsabilidad de la abstención sería de ERC y DiL, no del PSOE.

Hay razones, por tanto, para pensar que el PSOE no tiene por qué quedarse paralizado, como el asno de Buridán, en vez de moverse hacia la izquierda, que es donde debe situarse. A esas razones habrá que añadir la exigencia de que su Comité Federal sea ámbito de deliberación y decisión políticas fundadas sobre buenos argumentos, y no terreno pantanoso en el que se acorrale al Secretario General dando lugar a una novedosa y sorprendente confirmación de la ley de hierro de las oligarquías políticas con la que Robert Michels diagnosticó desde hace mucho la vida de las organizaciones políticas. Es hora de apuntar en dirección distinta a tal diagnóstico. Quizá para ello el camino sea llevar al mismo Comité Federal la propuesta de que la militancia se pronuncie sobre la política de pactos, lo cual, por lo demás, cuadraba con el espíritu de unos tiempos en los que la ciudadanía, consciente de sus derechos, quiere una democracia no domesticada. Un pacto de izquierda es, en cualquier caso, lo que muchos pensamos que debe ser asumido por el PSOE y avalado por su Comité Federal.

José Antonio Pérez Tapias

Publicado en eldiario.es el 28 de enero de 2016

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s