IZQUIERDA FRENTE AL MIEDO

El miedo alienta la servidumbre. Y hay muchos motivos para el miedo: desde el sentirse amenazado hasta el temor a perder privilegios. La amplia gama de motivos que debilitan el organismo moral y el cuerpo político, hasta el punto de hacerlos vulnerables al virus del miedo, tiene un punto sobre el que gravitan todos ellos: el miedo a la libertad. Así lo vio Erich Fromm en la obra que lleva ese mismo título, en la cual hace ver cómo la democracia sólo puede asentarse, en aras de la libertad, contra ese miedo. Por ello mismo, el filósofo Claude Lefort sostiene que toda auténtica democracia implica “la repugnancia ante la servidumbre”.

Lo que vimos ayer en el Comité Federal del PSOE, por detrás de las declaraciones rituales, fue la confrontación entre el dejarse pillar por el miedo y el apostar por nuevos caminos para ir democráticamente más allá de ciertas formas de servidumbre. Es la confrontación interna en la que se halla el Partido Socialista ante la cuestión de cómo afrontar el debate de investidura para la presidencia del gobierno de España, toda vez que el antagonismo se sitúa entre quienes apoyan al Secretario General, y candidato, a avanzar hacia un posible gobierno de cambio mediante un pacto de izquierda, por un lado; y quienes, por otro, se repliegan sobre posiciones que de hecho suponen, aunque sea indirectamente, vía libre a un gobierno de la derecha -después de lo que han sido cuatro años de gobierno del PP con duro ajuste económico, ataque al Estado de bienestar, merma de las libertades, permisividad ante la corrupción y desastrosa pasividad ante la crisis del Estado en Cataluña-. Y resignarse a elecciones anticipadas sin intentar pacto de izquierda es ya darle bazas a la derecha.

La divergencia en el seno del Partido Socialista no es mera cuestión interna, sino que refleja el momento crucial que vive la sociedad española, la cual por eso mismo se ha expresado como lo ha hecho en las recientes elecciones, dando lugar a la pluralidad que se muestra en el parlamento. Hacia dónde se dirija la articulación de dicha pluralidad dependerá de si se logra fraguar una alianza de fuerzas políticas sin miedo a lo nuevo -incluyendo iniciar otra relación con las instancias europeas para salir de la tiranía neoliberal de la llamada troika-, o si se impone una conjunción de intereses que no pasaría de pretender mantener el orden según dictado de los poderes económicos y pautas de viejas oligarquías partidarias.

Es fácil detectar cómo el miedo es recubierto con racionalizaciones prestas a ofrecerse como argumentos prudenciales. La coartada es que está en peligro la unidad de España, la cual se aprovecha de la crisis del Estado, que es algo cierto, tomándola como pretexto para camuflar posiciones de suyo conservadoras. Apelar a la unidad de España con un ardoroso nacionalismo que no se compadece con el federalismo plurinacional que nos hace falta, no sirve para atajar el peligro que se señala. Para colmo, tachar a Podemos, formación con la que el PSOE ha de pactar para un gobierno alternativo a la derecha, de partido independentista es algo tan burdo que sólo se explica por el afán de trasladar a los demás el miedo propio.

Puestas en claro las posiciones, y confiando en que desde Podemos se den también los pasos necesarios, queda esperar que salga adelante un pacto por la izquierda, abierto a fuerzas políticas que puedan compartirlo o apoyarlo, para ir a un futuro que no se gana con fórmulas del pasado. Por eso, frente al miedo, ¡izquierda!

José Antonio Pérez Tapias 

Publicado en El Periódico de Catalunya el 31 de enero de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s