Rajoy vincula la “mejora” de las pensiones mínimas y de viudedad a que se aprueben los Presupuestos

EL FUTURO DE LAS PENSIONES,  

a través de Rajoy vincula la “mejora” de las pensiones mínimas y de viudedad a que se aprueben los Presupuestos 

  • El presidente del Gobierno defiende que el Pacto de Toledo “necesita un nuevo impulso, pero no una rectificación”
  • Pide evitar “cualquier tipo de demagogia”, el blindaje de sus reformas y mantener el actual sistema de revalorización
  • Los mayores ataques fueron dirigidos al PSOE por haber congelado las pensiones y abogar ahora por subirlas
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión plenaria en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión plenaria en el Congreso de los Diputados. EFE

“Los españoles pueden estar tranquilos porque no existe hoy ningún peligro por lo que se refiere al sistema de pensiones”. Este fue el mensaje más insistente del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su primera intervención en el Pleno monográfico que celebra el Congreso este miércoles.

El presidente demandó a los grupos parlamentarios que saquen este asunto del “debate partidista” y consideró que cualquier cuestión al respecto debe debatirse en el marco del Pacto de Toledo y, aprovechando la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Una forma de devolver la pelota al tejado de resto de grupos en un momento en el que todo apunta a que al Gobierno siguen sin salirle los números para que haya nuevas cuentas públicas. Ni PNV ni Ciudadanos, por motivos diferentes, parecen estar por la labor de hacerse este año esa foto con el Gobierno.

Rajoy defendió que el Pacto de Toledo “necesita un nuevo impulso, pero no una rectificación”. Y llamó a evitar “cualquier tipo de demagogia” y el mantenimiento de sus reformas. “Debemos preservar las reformas que tan buenos resultados han dado para el bienestar y las oportunidades de los ciudadanos. Vamos a hacerlo cumpliendo el mandato de los españoles y nuestro compromiso con Europa. Nos gustaría hacerlo con el consenso de todos, de cuantos más mejor”, subrayó.

“Por mi parte ya les adelanto que en el proyecto de Presupuestos plantearé concretar las ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias, así como una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad”, añadiría después Rajoy vinculando, pues, esas “mejoras” a que se aprueben las cuentas públicas para 2018.

Sin vinculación con el IPC

En todo caso, esa subida no iría vinculada al IPC. “Ese esfuerzo adicional podemos hacerlo ahora que la situación económica mejora. Pero debe ser un esfuerzo responsable, lo que significa respetar el procedimiento general de revalorización, que está siendo un elemento determinante para garantizar la viabilidad del sistema a los pensionistas de hoy y a las nuevas generaciones”, precisó.

La intención inicial del Gobierno es que las cuentas públicas reciban luz verde del Consejo de Ministros del 23 de marzo. De ahí, pasarían a la Cámara Baja. En todo caso, fuentes del Ejecutivo abren la posibilidad de que esa fecha se mueva.

La cuestión de las ayudas fiscales a los pensionistas es una vieja promesa del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Hace un par de semanas el ministro recuperó el anuncio de una deducción en la cuota del IRPF para los pensionistas de “edad muy avanzada” que les compense de los “mayores costes inherentes de discapacidad” que deben afrontar. Una“deducción de cuota por edad”, aseguró, que se añadirá a las deducciones ya existentes por discapacidad o por tener a personas a cargo con discapacidad. Pocos datos más ha dado Hacienda hasta la fecha.

“Política de Estado”

Como ha insistido en las últimas semanas, Rajoy sostuvo que mientras sea presidente del Gobierno mantendrá su compromiso de no congelar las pensiones y de que siempre suban ya que ha asegurado que las pensiones son una “política de Estado”.

En este sentido, destacó que el gasto en pensiones y en desempleo han sido las dos partidas que no bajaron al llegar el Partido Popular al Gobierno, cuando se encontró en un “momento de emergencia” con una crisis económica que podía llevar a España a la quiebra y al rescate.

También repitió Rajoy que “para seguir preservando este buen sistema para el futuro” es clave que se den las siguientes circunstancias: consenso a la hora de poner en marcha reformas y “seguir creando empleo”. “Más y mejor empleo”, resumió.

El resto de su intervención fue una catarata de datos con el intento de poner en valor el trabajo del Gobierno en materia de pensiones. “En España la pensión media representa un 72,3% del salario previo a la jubilación; en la OCDE, el 52%. Es decir, en España estamos 20 puntos por encima de la media de los 35 países más desarrollados del mundo”, recordó Rajoy el último informe de la OCDE.

La carta de Báñez

Tras escuchar a todos los portavoces, Rajoy echó en cara al PSOE que pida ahora subir las pensiones cuando se congelaron en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero. Y dijo entender el enfado de los pensionistas por la carta remitida por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. Aseguró que en próximas ocasiones será “un poco más personal y menos dura”.

“Es una carta que a nadie le hubiera gustado recibirla”,asegurando entender “perfectamente” la “posición que sentirían las personas que lo recibieron”.

La oposición ya venía criticando hace semanas esa carta firmada por la ministra de Empleo, en la que se informa de la revalorización de las pensiones un 0,25%, y algunas formaciones sostienen que fue un elemento que aceleró las movilizaciones de los pensionistas exigiendo una subida sin perder poder adquisitivo, informa Europa Press.

“Es una obligación que nos marca la ley, pero procuraré que esa obligación acabe siendo un poco más personal y menos dura que esa que han recibido tantos españoles”, dijo antes de concluir su intervención.

Subir las pensiones más bajas

Un Rajoy que ignoró y desacreditó el grueso de las propuestas de los grupos, sí vio “razonable” subir las pensiones en línea con el IPC, “al menos en las más bajas”, según deslizó en contestación a la diputada de Coalición Canarias, Ana Oramas.

La parlamentaria había abogado por actualizar las pensiones con la inflación, sobre todo en aquellas que tienen “una cuantía insuficiente para un mínimo digno para vivir”.

Sin “ocurrencias”

Veinticuatro horas antes de este Pleno, desde la Moncloa ponían fin a las especulaciones de los últimos días sobre la posibilidad de que Rajoy llegase al hemiciclo con un anuncio que sirviese con freno a las protestas en la calle y, de paso, dejase sin discurso a la oposición. Ni “golpes de efecto”. Ni “ocurrencias de última hora”. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no se reservaba sorpresas. Así lo aseguraban fuentes del Ejecutivo para esta cita que el presidente del Gobierno llegó a definir como una de las más importantes de la XII Legislatura.

Rajoy, acudió este miércoles a la Cámara Baja a petición propia después de que miles de jubilados salieran a la calle hace semanas para clamar contra el “saqueo” de las pensiones, concibió este Pleno “como la oportunidad de debatir en profundidad sobre el mayor reto que tiene planteado nuestro Estado de bienestar”. Este fin de semana se repetirán las marchas en toda España. Los conservadores, que tienen en los jubilados a un sector clave de su electorado, están muy preocupados por la reacción de este colectivo.

El objetivo del Gobierno para este monográfico era el de “hablar de solidaridad, de equidad y de sostenibilidad del sistema”. Y escuchar al resto de los grupos. En este contexto, Rajoy llegaba a la Cámara Baja reclamando a todos los grupos “abordar con responsabilidad las medidas que garanticen las pensiones de hoy y las del futuro”.

Desde 2014 las pensiones en España sólo han subido un 0,25% anual. Antes se actualizaban según la inflación del mes de noviembre del año anterior. 

El Gobierno de Mariano Rajoy rechaza ligar la revalorización de las pensiones a la inflación y, entre otros motivos, lo hace con el argumento de que usar ese criterio es algo residual en Europa. “Hay que recordar que la indexación total de las pensiones a los precios es residual en la Unión Europea (UE), tan sólo permanece en cuatro países”, puede leerse en una respuesta parlamentaria por escrito al diputado Carles Campuzano (PDeCAT).

Pero el Gobierno obvia en su respuesta un dato relevante: además de los cuatro países que utilizan en exclusiva el IPC para actualizar el importe de las pensiones, hay otros 16 que usan los precios como uno de los criterios para la revalorización (junto a otros como los salarios). De hecho, lo que es minoritario en Europa es la postura de España: sólo 8 Estados de 28 no tienen en cuenta para nada la evolución del coste de la vida a la hora de actualizar las pensiones.

Sesión de control

Con posterioridad al debate sobre pensiones, arrancará la sesión de control al Gobierno. En ella, Rajoy será preguntado por el PSOE sobre la “repercusión de las movilizaciones de mujeres del pasado 8 de marzo”. Albert Rivera (Ciudadanos) le cuestionará sobre su valoración de “la independencia del Poder Judicial”. Y Joan Tardà (ERC) por su opinión sobre si “se debería trasladar a Cataluña a los independentistas catalanes encarcelados en Estremera y Soto del Real”.

Junto a Rajoy, responderán a las preguntas de la oposición la vicepresidenta y los titulares de Justicia, Interior, Fomento, Educación y Empleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s